Etiquetas

, , ,

El paraninfo de la Universidad de Zaragoza muestra la exposición “Jorge Gay. Los fugaces párpados”. El título evoca el momento oportuno en el que se mira y se distingue lo verdaderamente importante, es la suma todas las artes a las que se ha asomado la fuerza creativa de Jorge Gay para vivirlas viéndolas palpitar unidas, y todas ellas, tan diversas, respiren la voz de quien las soñó para hacer soñar a los demás. Para Gay la Pintura es creer, darle forma al misterio del Universo, divertirse y vivir intensamente.

La muestra se estructura en dos salas. En la sala Goya, el artista quiere mostrar todo aquello que le ayuda a seguir pintando, todo lo que conlleva el gesto de pintar, lo que podría definirse como «sala de máquinas» de este antiguo oficio que logra hacernos respirar en otros mundos de variados colores y técnicas. Se trata de escenografías, vestuario, danza, carteles, cine, ilustración, música, escritura y, sobre todo, pintura mural, a la que Jorge Gay ha entregado tanto de su quehacer creativo. En la sala Saura se expone lo más canónico del oficio de pintar: dibujos y pinturas realizadas por el artista en los últimos años, obras de paisajes y narraciones pintadas que buscan desentrañar e interpretar el mundo, buscando la bondad en tiempos de modestia, reconsiderar y volver a la búsqueda de ese paisaje donde todos podamos habitar de la mejor manera posible.

A la exposición temporal le acompaña un poemario de tres capítulos en el que el autor hace un homenaje muy personal a la Pintura. Cuenta Jorge Gay, cómo de muy niño, le conmovió la pintura viendo con embeleso como su padre perfilaba en acuarela los cuervos que revoloteaban la torre de la iglesia y ese gesto le invitó a ser pintor toda la vida, convencido de su intemporalidad y su pervivencia. En su primer capítulo Pintar, define el oficio de pintor y el camino recorrido para llegar a él y con él convivir. Su segundo capítulo, Pintores, está dedicado a los pintores que Gay ha amado y le han emocionado a lo largo de su vida y el tercero, Pintado, un capítulo autobiográfico, muestra el devenir de su vida en relación con la pintura y el sabor agridulce que le produce este mundo. Una edición que enriquece la muestra y a todo aquel que se acerque a la obra de Jorge Gay, y como él mismo dice “aunque la escritura no es mi oficio, me fascina escribir y lo hago con verdadero deseo”.

La exposición podrá visitarse en las Salas Goya y Saura, hasta el 27 de marzo de 2021. La Universidad de Zaragoza ofrecerá, además, la posibilidad de realizar visitas guiadas para grupos en próximas ediciones del ciclo “Distancias Cortas”.