Etiquetas

, , , ,

Presentación

La presentación del libro, en el Museo Camón Aznar de Zaragoza. (Foto: Pedro Etura)

¿Cómo dos tablas de un retablo desaparecido de una pequeña ermita de Huesca pueden acabar sobre sendas camas del fastuoso complejo californiano del magnate de la prensa William Randolph Hearst? Este es uno de los hilos conductores del ensayo “Arte aragonés emigrado en el lujo del coleccionismo. El viaje del retablo de Riglos” (Ed. Prames), un ensayo que aúna la investigación periodística e histórico-artística, y que he escrito junto con el historiador del arte Luis M. Ortego. El prólogo es del catedrático de historia del arte Gonzalo Borrás.

La obra se presentó recientemente en el Museo Camón Aznar de Ibercaja de Zaragoza, en un acto muy emotivo, en el que conté mis experiencias personales como observadora del arte español por diversos museos del mundo, y como investigadora de este ensayo, en el que se aporta documentación de más de 50 archivos y bibliotecas de diversos países. Sale a la luz información inédita en relación a la venta de bienes de la zona de la Litera oscense, y de los archivos del marchante Lionel Harris y de sus “inspectores” por distintas parroquias aragonesas en las que ofrecían cantidades desorbitantes por las piezas que se encontraban. Fichas crípticas y códigos secretos que dan cuenta del ocultismo que caracterizó muchas de estas operaciones.

En la foto de portada, techumbre del castillo oscense de Biniés, hoy en el complejo palaciego de William R. Hearst.

En la foto de portada, techumbre del castillo oscense de Biniés, hoy en el complejo palaciego de William R. Hearst

En este ensayo pretendemos esbozar el panorama del mercado del arte y la situación del patrimonio a principios del siglo XX, cuando grandes magnates americanos forjaban sus fortunas y colecciones de arte, generando una gran presión sobre el patrimonio histórico-artístico español. Al otro lado del Atlántico bullía el dinero, y a este, la pobreza y la ignorancia. Es el anverso y el reverso de una época.

El retablo viajero

Para explicar este contexto, nos centramos en el periplo que realizan las seis tablas de un retablo gótico que salió a principios del pasado siglo de la pequeña ermita románica de San Martín, en Riglos (Huesca), y hoy se encuentran dispersas en museos de Bolonia, Londres, Barcelona, Philadelphia y California, relatos que sirven de excusa para describir las apasionantes personalidades de sus propietarios, sus avatares, así como los lugares por donde pasan y se exhiben en la actualidad.

La obra plantea una aproximación a este relato que parte de la descripción del contexto socioeconómico en Norteamérica y la semblanza de algunos de los principales coleccionistas americanos (Rockefeller, W. R. Hearst, Charles Deering, etc.), hasta la situación del patrimonio en España y Aragón entre el siglo XIX y XX. También hacemos un repaso a las principales joyas aragonesas emigradas, como la portada románica de la Iglesia de San Miguel de Uncastillo que se encuentra en Boston, o el Patio de la Infanta, que tras largos avatares volvió a ser repatriada a Zaragoza.

El libro se convierte así en un caso de storytelling, en una historia de historias, en un relato encadenado, con el que pretendemos aportar al lector todas las claves para entender el panorama y las razones de la pérdida de patrimonio en Aragón, y por extensión, en toda España.

Anuncios