Etiquetas

, , ,

Joan Miró

Ralph Hermanns. Miró dibujando en la arena, 1970. Fotografía donación del autor. Fuente: Fundación Joan Miró

La Fundación Joan Miró de Barcelona alberga el principal corpus de la obra de Miró (Barcelona, 1893- Palma de Mallorca, 1983), con una colección formada por más de 14.000 piezas -217 pinturas, 178 esculturas, 9 textiles, 4 cerámicas, la práctica totalidad de su obra gráfica y unos 10.000 dibujos-. Pero su función trasciende a la mera exhibición de su obra, y se erige como centro difusor de su legado y de los rasgos que marcaron su prolífica trayectoria.

El espíritu Miró invade el espacio a través de los colores rotundos y puros que marcaron su paleta, especialmente en sus últimas épocas: rojo, amarillo, verde y azul, junto con el negro, y forma parte de la identidad corporativa de la institución. Estos colores están presentes en el diseño de la tienda o en las taquillas, creando un ambiente atractivo y envolvente , y se extiende en los soportes físicos y otras dependencias del museo . La síntesis de sus finas líneas negras y una de sus características estrellas infantiloides aparecen en el logo de la fundación.

La tienda de la Fundación Miró.

Institución dinámica

El dinamismo de la institución ha sido una de las características de la fundación desde su inauguración en junio de 1975, y además de difundir la obra del artista catalán, es un motor de divulgación y promoción del arte contemporáneo, a través de exposiciones, talleres y del Premio Joan Miró, por voluntad del propio artista.

El recorrido por la Fundación es un paseo por su propia trayectoria vital y artística, desde sus inicios en Barcelona y su refugio de Mont-Roig; su apertura a la poética e imaginación de los surrealistas cuando en los años 20 se traslada a París, y su evolución hacia nuevos lenguajes, hacia la experimentación en los soportes (escultura, cerámica, mural, collage,…y su necesidad de “asesinar” la pintura, como él mismo expresó a finales de los 20), hacia el gran formato, los colores puros y el desarrollo de nuevos lenguajes.

La mayor parte del fondo de la institución fue donada por el propio Miró. Otras obras proceden de la colección de su esposa, Pilar Juncosa, y de la colección de Joan Prats, íntimo amigo suyo e impulsor de la idea de crear la Fundació. Este fondo se ha visto incrementado con las donaciones posteriores de Marguerite y Aimé Maeght, Pierre Matisse, Manuel de Muga, Josep Lluís Sert, Francesc Farreras, Josep Royo, Gérald Cramer y David Fernández Miró, nieto del artista.

Anuncios