Vincent van Gogh desarrollaba prácticas sostenibles en su taller.  Desde 1885, cuando todavía vivía en la ciudad holandesa de Nuenen, Van Gogh comenzó una práctica que continuaría en su etapa parisina, como es la reutilización de las telas que utilizaba en sus obras coloridas, densas y generosas en pigmento.

Esta es una de las conclusiones de la extensa y profunda investigación sobre el pintor y su taller, que desde el año 2005 ha desarrollado el Van Gogh Museum de Amsterdam, y que ha sacado a la luz información muy valiosa sobre su forma de trabajar.

Si al principio pintaba directamente sobre el lienzo, poco a poco comenzó a trabajar de manera diferente y a reutilizar las telas. El estudio deja constancia de que, si lo que quería pintar requería de superficies lisas, él mismo con gran laboriosidad raspaba la pintura de los lienzos ya utilizados, y en otros casos, se sabe que en algunas obras recurrió a la cobertura de las primeras escenas con capas de pintura opaca que le servían de fondo plasmar sobre ella otros paisajes o personajes.

El proyecto del Van Gogh Museum, llamado Studio practise, trata de bucear y difundir los modos de crear, los materiales, las técnicas y el conocimiento del artista dentro del contexto de su tiempo y de sus artistas contemporáneos. Así, la investigación aborda tanto la propia obra de Van Gogh como la de otros artistas con los que mantuvo contacto como Mauve, Toulouse-Lautrec, Signac o Gauguin.

Esta previsto que el proyecto tenga continuación hasta la primavera de 2013. Más información sobre el proyecto en http://www.vangoghsatelierpraktijk.nl  y en el email:  onderzoek@vangoghmuseum.nl.

Anuncios