La oscuridad y la sordidez de los grabados de Goya frente a los de Gutiérrez Solana, en Fuendetodos

Etiquetas

, , , , ,

Exposición Solana vs. Goya en la Sala Ignacio Zuloaga de Fuendetodos

Exposición Solana vs. Goya en la Sala Ignacio Zuloaga de Fuendetodos

La sala Ignacio Zuloaga de Fuendetodos acoge desde una exposición que contrapone los grabados de Goya y los de José Gutiérrez Solana. ‘Solana vs. Goya. Máscara y simulación’ ofrece así una nueva perspectiva de la obra gráfica de este pintor y escritor madrileño que también llevó al extremo la crítica a la situación social de la España de su tiempo –finales del siglo XIX y primera mitad del XX– y que tuvo una paleta más oscura y sórdida si cabe que la del gran genio aragonés.

La exposición ha sido organizada por el Consorcio Cultural Goya-Fuendetodos de la Diputación de Zaragoza y abre el programa de actividades con el que la DPZ y el Gobierno de Aragón conmemoran el 275 aniversario del nacimiento de Goya. En total incluye 3 matrices y 50 grabados –32 de Solana y 18 de los ‘Caprichos’, los ‘Desastres de la guerra’ y los ‘Disparates’– y ha sido posible gracias a la colaboración de la Calcografía Nacional de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

La muestra fue presentada en la Diputación de Zaragoza en un acto al que asistieron la diputada delegada de Cultura, Ros Cihuelo; el director general de Cultura del Gobierno de Aragón, Víctor Lucea; el alcalde de Fuendetodos, Enrique Salueña; y el gerente del Consorcio Cultural Goya-Fuendetodos, Ricardo Centellas. “Como no podía ser de otra forma, la conmemoración del 275 aniversario de Goya se abre con una exposición extraordinaria”, ha destacado Cihuelo. “En ella se puede disfrutar de la obra gráfica del pintor de la España Negra, José Gutiérrez Solana, enfrentada y a la vez enlazada con los grabados de Goya, pintor al que Solana admiró desde niño y que fue objeto de sus primeras copias y ejercicios académicos en el Museo del Prado”.

Solana, la España negra y la influencia de Francisco de Goya

José Gutiérrez Solana (Madrid, 1886-1945) posee una personalidad y un arte incatalogables y únicos. Sus creaciones tanto pictóricas como literarias hunden sus raíces en un profundo conocimiento de España, de sus tipos y paisajes, de sus costumbres, sus luces y sus sombras. Los miembros de la Generación del 27 lo consideraron parte de su paisaje vital, pues fue uno de los pilares de la tertulia del madrileño Café de Pombo –que fue inmortalizada por el propio Solana en la que es una de sus obras maestras, conservada en el Museo Reina Sofía–.

Solana fue un artista solitario con una personalidad al margen de su tiempo que refleja en sus pintura oscuras atmósferas populares: tabernas, comedores de pobres, rastros, procesiones, arrabales, carnavales, gigantes y cabezudos, prostíbulos, ejecuciones… Su despiadada crítica a la realidad del país es, en el fondo, una metáfora de la imposible modernización de una España que recorrió incansablemente y que tan bien reflejó en sus libros. Pese a que no tuvo discípulos ni apenas imitadores, generó una enorme fascinación sobre artistas, coleccionistas y escritores.

Formado académicamente desde los 14 años y visitador del París de las vanguardias, Solana resultó ser la antivanguardia misma, si es que existió alguna vez tal cosa en España. Aprehendió mejor la pintura del Siglo de Oro hispánico que los movimientos contemporáneos. Visitador avezado del Museo del Prado, unas de sus primeras pinturas catalogadas son copias de los cartones para tapiz de Goya.

El genio de Fuendetodos le impresionó desde joven. No es casualidad que en su cuadro icono, ‘La tertulia del café de Pombo’, pintara sobre una cajetilla de fósforos la pintura negra de Goya ‘Una manola: Leocadia Zorrilla’, uno de los tesoros del Prado. Toda una extraordinaria declaración de intenciones acerca de uno de los mentores de su obra.

Su obra gráfica

Solana se introdujo tarde en el mundo del grabado, entre 1932 y 1935 aproximadamente. Tampoco son muchas sus estampas, no llegan a la treintena de aguafuertes y apenas media docena de litografías, en formatos medianos. Su gráfica es personal, de un rayado dibujado con limpieza, sin lugar para lo superfluo: fue una prolongación de su pintura y de su extraordinaria obra.

El pintor y escritor madrileño conoció la gráfica de Goya como otros de sus coetáneos –por ejemplo, Zuloaga– y compartió con el genio aragonés gustos como la tauromaquia, sus series de aguafuertes le influyeron notablemente y no precisamente por sus tópicos. El tema de la máscara fue un tema recurrente en una parte de los ‘Caprichos’ que reaparece en los ‘Desastres de la guerra’ (el escatológico desastre 62, ‘Qué locura!’) y en los ‘Disparates’ (como en el popular ‘Disparate de carnaval’). Esta fiesta subversiva es otro tópico del arte de Solana, quien nació un martes de carnaval. Cómo disimular el entusiasmo por el ‘Entierro de la sardina’ de Goya en el ‘Máscaras en las afueras’ de Solana.

La visión lóbrega, negativa, miserable, de los bajos fondos madrileños descrita en, por ejemplo, ‘Casa de dormir’ enraíza en los ‘Desastres’ dedicados a la hambruna durante la guerra contra Napoleón.

El diálogo de Solana hacia (‘versus’) Goya concentrado en la gráfica lo muestran las matrices de algunos de los aguafuertes del creador madrileño. Dibujos sobre cobre y cinc, originales extraordinarios que se pueden admirar gracias al préstamo realizado para esta exposición por la Calcografía Nacional de Madrid, que posee la mayoría de las planchas grabadas.

Fechas, horario y medidas de prevención

La exposición ‘Solana vs. Goya. Máscara y realidad’ puede verse hasta el 21 de marzo en la sala Ignacio Zuloaga de Fuendetodo. De martes a jueves el horario es de 11.00 a 14.00 y de 16.00 a 19.00, pero de viernes a domingo la muestra cierra una hora antes para adaptarse a las restricciones vigentes por la epidemia de covid (los lunes la sala permanece cerrada).

Los visitantes tendrán que cumplir el protocolo anticovid establecido para garantizar la seguridad de ciudadanos y trabajadores: deberán ir provistos de mascarilla y se les facilitará hidrogel para la desinfección de manos al entrar y al salir. Es importante resaltar que no se permitirá la entrada si no se han seguido las normas establecidas.